top of page

Demanda por derechos de autor opaca el éxito de Top Gun: Maverick



Desde hace ya algunos años, el factor nostalgia se ha vuelto un punto clave para las producciones de Hollywood y es que no hay nada como ver de regreso a los grandes héroes y villanos de décadas pasadas para colaborar con nuevas estrellas. Este es el caso de la franquicia de Top Gun, misma que se ha convertido en la cinta más taquillera de Tom Cruise, recaudando más de 900 millones de dólares a nivel mundial en un tiempo récord.


Desafortunadamente no todo son buenas noticias, pues el pasado 6 de junio, Paramount, productora de la secuela recibió una demanda por parte de la familia de Ehund Yonay, periodista de origen israelí que en 1983 escribió el artículo en que está basada la historia de los pilotos. De acuerdo a la información presentada por los herederos y viuda del cronista, Paramount no respetó los derechos de propiedad intelectual para producir una secuela, puesto que el estudio niega que Top Gun: Maverick sea un derivado del clásico de 1986.




Fue el pasado 11 de mayo cuando Paramount recibió una carta por parte de la familia Yonay, donde se informaba sobre una posible violación de la propiedad intelectual, ante la que no hubo respuesta por parte de ningún representante del estudio para negociar los derechos.


"Deliberadamente, desde el estudio ignoraron que los derechos intelectuales sobre el artículo nos habían sido devueltos el 24 de enero de 2020." Se lee en la carta escrita por la familia Yonay, alegando que tienen derecho a una indemnización por daños y perjuicios.

En una entrevista con Reuters, el portavoz de Paramount se pronunció sobre el tema y descalificó la demanda, asegurando que es una queja sin fundamentos a la que responderán de manera vigorosa.


De acuerdo a la versión de los Yonay, contactaron a los ejecutivos de Paramount para notificar que restaban 2 años de la cesión de derechos y pasado el 24 de enero de 2020 volverían a ser los propietarios y beneficiarios del escrito. El rodaje de la película finalizó en mayo de 2021, cuando Paramount ya no tenía ningún derecho sobre la obra, ante lo que Marc Tobleroff, abogado de la familia Yonay se pronunció asegurando que la explotación de la secuela en Estados Unidos, representa una infracción internacional de los derechos.


24 visualizaciones0 comentarios

Comments


Mesa de trabajo 14.png
Mesa de trabajo 5.png
Mesa de trabajo 5.png
bottom of page