top of page

Cómo está cambiando la música con la inteligencia artificial


(Wired) -- Desde plataformas que producen canciones con solo darles dos líneas de letra hasta voces artificiales cada vez más realistas. Stefano Mastruzzi, director de la Escuela Superior de Música Saint Louis de Roma, nos da luces sobre el futuro del sector.


Parece que el futuro ya está aquí. Plataformas de inteligencia artificial para generar canciones dignas de cualquier álbum, o incluso bandas sonoras enteras, en cuestión de segundos, con solo escribir dos líneas de letra o subir unos segundos de una melodía básica. Hay decenas de ellas, cada una con su especialización. Software de producción de audio y video y arreglos con herramientas cada vez más sofisticadas integradas directamente en el flujo de trabajo. Utilidades para clonar o crear voces cada vez más realistas. Visto desde la perspectiva de una persona inquieta, el mundo de la música parecería definitivamente asediado por la inteligencia artificial generativa, como ocurre con el universo de la producción de video, pero quizá más; es uno de los ámbitos más afectados por la revolución de época de la que estamos viviendo apenas las primeras fases.


Entrevista con Stefano Mastruzzi

“La IA es una herramienta tecnológica cuyo uso sigue siendo nuestra responsabilidad”, responde Stefano Mastruzzi, de 54 años, director del Saint Louis College of Music, una de las escuelas de música más importantes de Italia desde los años setenta. “En las últimas décadas, el desarrollo tecnológico ha permitido que cada vez más personas accedan a una profesión, pienso en la fotografía, en la música, en las artes visuales, con competencias cada vez menos cualificadas, ya que se ven compensadas, al menos sobre el papel del folleto de instrucciones, por el soporte tecnológico”.


“Hoy en día”, explica el guitarrista y empresario de la música a WIRED Italia, "no es necesario ser un gran fotógrafo para enfocar correctamente un sujeto o ajustar la velocidad de obturación con respecto a la apertura, la cámara puede hacerlo por mí: pero sigue habiendo una gran diferencia entre una foto técnicamente bien ejecutada y una foto artística de gran impacto emocional, obtenida también gracias a la tecnología, seamos claros. Ahora, en esta carrera hacia el fondo, la IA está consiguiendo una misión aún más difícil: permitir que una persona sin conocimientos musicales o de composición pueda sacar adelante una canción (o algo que se le parezca) con unos pocos clics. Fascinante, pero inútil". ¿Por qué motivo? "El uso consciente de la IA para un verdadero artista intérprete de su tiempo y, por tanto, también experimentador y pionero de las maravillas tecnológicas, podría resultar, en cambio, una herramienta muy poderosa que le permitiera ir más allá y captar el infinito. O al menos intentarlo".


Sobre las fases creativas del proceso musical, cabe preguntarse cuál es la más influenciada por la tecnología y qué nuevas figuras, específicamente vinculadas a la intersección entre música y tecnologías de vanguardia, podrían por tanto surgir de este encuentro: "Creo que el sector de la producción musical en este momento es el más afectado por los éxitos tecnológicos, pero es un proceso que lleva ya unas cuantas décadas", añade Mastruzzi, que ha llevado a Saint Louis a más de 1,500 estudiantes de todo el mundo en sus cuatro sedes de Roma. "Si en los años 60 para hacer una canción necesitábamos un autor, un compositor, un arreglista, un ingeniero de sonido para grabar y mezclar, muchos músicos para interpretar la partitura, estudios de grabación de última generación, hoy para esas funciones solamente hay una persona, el productor musical.


Luego, dentro de la categoría de productor también hay especialistas, el beat-maker experto en generar ritmos, por ejemplo, roles íntimamente ligados a la evolución tecnológica: ni un productor musical ni un beat-maker habrían tenido una larga vida en los años 70, simplemente no era su época. Del mismo modo, florecerán otras figuras profesionales, vinculadas a la inteligencia artificial; por ejemplo, el analista de datos para analizar grandes cantidades de datos musicales en nombre de las discográficas, las plataformas de streaming y los artistas para comprender los patrones de escucha, las tendencias del mercado y las preferencias de los oyentes".


Cuánta IA quiere usted

“Alguien con un mínimo de conocimientos jurídicos se convertirá en un especialista en ética musical de la IA para explorar las implicaciones éticas del uso de la inteligencia artificial en la música, la autenticidad artística y los derechos de autor. Cuando nace una nueva tecnología, la formación relacionada se desarrolla poco después, de ahí el educador en IA musical dedicado a enseñar sobre el uso de la inteligencia artificial aplicada a la música”.


Quién sabe, dentro de algún tiempo, si es que no existen ya estas figuras como para las letras, ayudadas por la habitual herramienta con base en IA, quizá aparezca el detector de IA, un teniente Columbo de la música capaz de revelar si un producto es fruto de la IA o de la mente humana, o capaz de determinar qué porcentaje de IA ha intervenido en el proceso de producción. "Entonces quizá encontremos etiquetas en cada disco como en las mermeladas, con la proporción entre fruta y azúcar, entre el producto artístico de la mente humana y el producto de compilación de la IA, y si la contribución humana es superior al 30%, entonces podríamos incluso presumir de una etiqueta especial en nuestro LP. Por supuesto, lo mío es sarcasmo, espero de verdad que no acabe siendo así."


"Vive y cabalga tu propio tiempo, sin nostalgias retóricas del pasado"

Que no es el pequeño municipio de la provincia de Novara, en Italia, sino una potente plataforma que, como otras, permite crear canciones de cualquier género a partir de dos líneas de letra y recurrir a una base de datos infinita para todos los gustos. ¿Estas soluciones intrigan o asustan a un músico?


“Si un músico estuviera asustado por un determinado progreso tecnológico, significaría que ya habría agotado esa curiosidad interior que lo impulsó a querer convertirse en músico", dice Mastruzzi. “A un buen artista nunca le asusta la tecnología, la domina, es uno con ella como lo era Jimi Hendrix con su guitarra distorsionada, una innovación tecnológica revolucionaria del siglo pasado”. Por otra parte, la historia de la música es también una historia de tecnologías que cambian la producción, el arreglo, la grabación, la interpretación en directo: "La tecnología es estratégica para el compositor, para el artista y para el músico que es intérprete de su tiempo, desde tiempos inmemoriales. La aparición del piano en 1711 (o por ahí) introdujo grandes innovaciones para compositores e intérpretes, el amplificador de válvulas permitió a Jimi Hendrix saturar totalmente el sonido de una guitarra, los primeros secuenciadores en teclados generaron el ritmo musical de los 80 (quitando trabajo a guitarristas bateristas y bajistas...) y así sucesivamente. Vive y cabalga tu propio tiempo, sin nostalgias retóricas del pasado".

15 visualizaciones0 comentarios

Comentários


Mesa de trabajo 14.png
Mesa de trabajo 5.png
Mesa de trabajo 5.png
bottom of page